miércoles, 22 de mayo de 2013

La historia de DUE (1 de 2)



Nota: Escribí esta historia hace un par de años a petición de Vicente Martín Abreu, que estaba escribiendo "Interviu Hotel", tercera parte de la trilogía que completan "Grandes Éxitos" y "Rock Around Canarias", tres libros fundamentales sobre la historia de la música pop, rock y rara en estas islas. Aquí lo pongo por si le interesa a alguien. 

DUE nació en 1986. El grupo estaba formado por Elio Quiroga, Ángel Sánchez y Miguel Hernández. Nos habíamos conocido en la Universidad, en la Escuela de Informática, donde todos estudiábamos, y , encontrando intereses musicales afines centrados en la música experimental, nos decidimos a trabajar juntos. 

Elio y Ángel habían formado previamente otros grupos, como una primera formación de DUE nacida en el bachillerato, con Agustín Moreno, Miguel Fernández, Luis Lorca y Jesús Santana, previamente conocida como Quaxar. Al dejar el instituto, Luis, que estudió ingeniería, posteriormente pasaría a ser bajista de Kräyer, uno de los grupos de heavy más sofisticados de aquellos años, y Jesús, que se inclinó por Arquitectura, actualmente presenta un afamado programa de Jazz en Canarias Ahora Radio. Miguel Fernández, que también eligió ingeniería, era uno de los guitarristas eléctricos más virtuosos de Canarias.

La formación más antigua creó temas que hoy en día aún son bastante sofisticados pese a las limitaciones técnicas con las que fueron elaborados, con influencias de rock sinfónico y pop, como DARK ON DARK, un siniestro tema casi recitado cuyo video fue seleccionado para el I Festival de Video de Gran Canaria, hoy MediaFest. De aquellos primeros años editamos trabajos, siempre en formato cassette y autoproducidos, titulados: HERRMANN OBERTH, QUAXAR, CUARTETO A MEDIO TEMPO, y DUE. Temas como THE LORD OF DARKNESS, con letra de Luis Lorca y voz de Agustín Moreno, u obras de Elio en solitario como THE GUARDIAN o ALMAGESTO, hablan de un grupo de personas hambrientas de crear ambientes sinfónicos, narrativos, sugerentes y llenos de paisajes sonoros, desde la electroacústica a la música sintetizada.

A partir del 86, año en el que Elio dirigió dos cortometrajes con guión propio para el Centro de Producción de TVE Canarias, que formaban parte del programa Cine Canario (una iniciativa de Javier Jordán Gimeno), el grupo pudo adquirir instrumentos, tales como un sintetizador Korg, un sampler Roland o un Juno-1, también de Roland, éste último a través del Laboratorio de Música Electrónica que diseñamos en la Escuela de Informática para actividades del alumnado. También usábamos sistemas de grabación multipista que nos permitían realizar mezclas analógicas en diversas pasadas de grabación, teclados sintetizadores de fabricación propia, y dispositivos de bajo coste, como el mítico Casiotone, que manipulábamos en su electrónica para obtener nuevas sonoridades.

A partir de ahí empezamos a realizar trabajos, en algunas ocasiones acompañándonos de compositores "serios" como Daniel Roca (actualmente uno de los más respetados compositores contemporáneos de las islas), siempre en el mundo de la música experimental. Ello aumentó nuestra correspondencia, a través del correo postal (eran los últimos 80, años pre-internet) con fanzines y revistas especializadas de la escena experimental nacional e internacional, y trabamos conocimiento de músicos como Víctor Nubla, el canario Mataparda, Enrique Mateu, Orfeón Gagarín, El Coleccionista de Poliedros, colectivos de creación multimedia como los canarios 3TT, entre otros, y revistas que se editaban en cassette como Necronomicon, Cloruro Sónico, Audión, el primer Baile del Sol, o La Oreja de Van Gogh (existió una audiorevista experimental en los 80 con ese nombre), etc. 

Al mismo tiempo exploramos campos anejos a la expresión sonora como la plástica, la fotografía, el copy-art o el post-art, y durante un par de años fuimos un minúsculo núcleo de generación de pequeñas y efímeras obras de arte que completaban nuestro trabajo sonoro.

DUE era una formación que trabajaba desde la influencia de la música contemporánea y clásica, desde Stockhausen a la música de cine, pasando por el pop o el rock. Nuestras cintas iban desde la experimentación más radical, como el ruidismo, pasando por el collage sonoro, la música aleatoria, construcciones sonoras orientadas a instalaciones, incluso el trabajo externo con las bandas sonoras de los cortos CUESTION DE TIEMPO y COMPRAMOS GENTE, que Elio dirigió para TVE-C, o para DESPUES DEL FINAL, corto del también canario Guillermo de la Guardia. En resumen, trabajamos desde una radicalidad límite a obras totalmente convencionales.

De aquellos años de gran actividad surgieron las obras (siempre distribuidas en cassette): DUE-1, DUE-2, DUE-3, IMPROMPTU EN CINCO PARTES, LE CINEMA ET LE ROI DE SIAM (que contenía las bandas sonoras de los cortos), ASCENDENCIA Y CAÍDA DEL APELMAZADO, EL DUE DINÁMICO, DUETTO, DESPUÉS DEL FINAL, etc. Elio Quiroga inició simultáneamente una línea de trabajos sonoros conceptuales en solitario mucho más radicales que los de DUE, con el seudónimo MIASMA, bajo el que editó trabajos como: MIASMADUE, NOCTURNO, MIASMA-QUIASMA y MIASMA - EARLY WORKS, que contenía trabajos de investigación sonora que llevaba realizando desde casi su adolescencia. 

El tema BARCO DE SANGRE de MIASMA fue radiado por Radio-3, siendo una canción que tuvo una extraña difusión casi mainstream durante unas semanas de 1992. Mezcla de pop siniestro y cante, el tema fue lo más conocido de la obra de MIASMA, por otro lado bastante inextricable. 

Ángel Sánchez, por su parte, realizó trabajos en solitario pero que se editaban bajo el sello de DUE, uno de los más destacados es HIMNO A LOS INSTALADORES DE ANTENAS DE TELEVISIÓN, una parodia pop absolutamente antológica. De la radicalísima cinta DUE-1 aún se recuerda la emisión en Radio-3 Canarias de una obra conceptual que narraba una violación usando amplificadores supravoltados y pedales de distrorsión utilizados para voces humanas, tal vez la obra musical (o no musical) más radical emitida por la radio pública en su historia.

(Continuará)