domingo, 29 de marzo de 2015

Reseña de Ácronos 3 en Sagacomic



La web de literatura fantástica (entre otras cosas) Sagacomic ha publicado una reseña de Ácronos 3, firmada por Santiago Gª Soláns, que se detiene en todos y cada uno de los cuentos que forman esa antología steampunk, que está vendiéndose por cierto estupendamente. 

Extracto aquí parte de los comentarios de "Raza", el cuento que escribí para esa obra, intentando no reventar la historia a los futuros lectores :-)

"Acercando el escenario a la España de los años 20 y posteriores del siglo pasado, Raza, de Elio Quiroga presenta un interesante trabajo «documental» (...) Con una estructura tan llamativa como efectiva, el lector se va a encontrar con un relato que navega entre lo bélico, la intriga y las teorías conspiranoicas."

viernes, 27 de marzo de 2015

Sueños de Metal (35) – Viviendo Sueños



Virtuosity (Virtuosity, Brett Leonard, 1995), merece mención aparte por sus interesantes premisas argumentales, que abren ciertas posibilidades, desgraciadamente no convertidas finalmente en hecho fílmico. Un supercriminal virtual (Sid 6.7, interpretado por Russel Crowe) desarrollado a partir de los parámetros mentales de un asesino muerto para entrenamiento de la policía, es capaz de pasar al mundo real por obra y gracia de la nanotecnología (es sumamente interesante desde el punto de vista visual la escena de su nacimiento y construcción, debida a la labor de millones de nanorobots, así como los momentos en que Sid 6.7 sufre amputaciones traumáticas de sus miembros; la proximidad a cualquier cristal le suministra la materia prima para que los nanorobots que lo forman reconstruyan su forma en cuestión de segundos), para enfrentarse al policía que se la tiene jurada, interpretado por Denzel Washington. 

La idea de partida, rica en sugerencias, con el salto a la realidad de una persona (con todas las de la ley) moldeada en el interior de un ordenador, utilizando un cuerpo androide fabricado con nanotecnología, que simula a la perfección el de un humano normal, cae lamentablemente en una serie de explosiones, violencia gratuita, tiros y despanzurre de coches de lo más adocenado. Con unos efectos visuales sorprendentemente originales para el producto final, el film ofrece en un cierto momento de su metraje una simpática ironía sobre la insaciable lucha por las audiencias televisivas, con unos gráficos en tiempo real de los millones de espectadores que ven en ese momento en directo la persecución del criminal, que por unos instantes hacen pensar que la película puede salvarse. No es así. El primer momento en la historia en el que un ser virtual pasa a nacer en el mundo de los vivos, es lamentablemente desaprovechado.

En Strange Days (Días Extraños, Kathryn Bigelow, 1996), con guión de James Cameron, y protagonizada por Ralph Fiennes y Angela Bassett asistimos a un argumento similar al abordado por Douglas Trumbull en Brainstorm (Proyecto: Brainstorm, Douglas Trumbull, 1983) película protagonizada por Natalie Wood y Christopher Walken. En ambos casos, un aparato informático permite que las personas asistan de forma vívida a las percepciones y experiencias vitales de otros, que pueden ser grabadas en cinta, en el caso de la primera, y en CD -los tiempos mandan- en la segunda. 

Amén de momentos bastante extraños, como un miembro del experimento Brainstorm que se enchufa a la máquina con una grabación sin fin de un orgasmo -acaba para el arraste, por supuesto-, lo más interesante de ambos films, amén de cómo enfocan las soluciones tecnológicas en cada caso- en el primero, con unos apabullantes cascos y aparatos muy creíbles para la tecnología de los años ochenta, diseñados desde el punto de vista de un equipo de investigadores, y en el segundo, con microelectrónica japonesa de por medio, llevando la portabilidad de los entonces comunes discmans al mundo de las ilusiones virtuales- es la grabación y vivencia de momentos cercanos a la muerte. En Brainstorm, uno de los protagonistas (Walken) asiste a una grabación de la percepción de la propia extinción, experiencia que está a punto de costarle la vida, resuelta por otro lado con claro afán trascendente. 

En Strange Days, el protagonista asiste a la muerte de una joven torturada y vejada en primera persona. Los resultados no son tan devastadores para el personaje como los que se ofrecen en Brainstorm, aunque el resultado es considerablemente repulsivo y terrible. En ambos largometrajes, la tecnología es mostrada como algo fundamentalmente positivo, ya sea desde el punto de vista cientifico (Brainstorm) o puramente cyberpunk y heredero del espíritu de William Gibson (Strange Days). Queda por añadir que, durante el rodaje de Brainstorm, falleció ahogada en su yate privado, que compartía con su marido Robert Wagner, la actriz Natalie Wood, en unas circunstancias nunca suficientemente aclaradas. 

Una idea similar a la comentada reside en el centro del argumento de la desconocida Circuitry Man (Circuitry Man, Steven Lovy, 1990), en la que, en un mundo futuro hipercontaminado en el que la Humanidad vive bajo tierra, una de las formas de entretenimiento más populares es una droga que, en forma de chip, se injerta directamente en el cerebro. Una guardaespaldas y un androide deben localizar a un personaje llamado Plughead, el villano de la función, que puede utilizar su cabeza, repleta de conexiones y puertos de entrada, para vivir las fantasías de los demás. 

También el villano es un millonario, en este caso muerto, que necesita pasar su consciencia a un cuerpo joven urgentemente, mediante métodos informáticos, en la muy mediocre Freejack (Freejack, Geoff Murphy, 1992), Emilio Estevez, Rene Russo, un alucinado Mick Jagger, y Anthony Hopkins protagonizan la adaptación de una novela de Robert Sheckley que promete más de lo que da.

El póster de "Virtuosity" se reproduce vía derecho de cita.

jueves, 26 de marzo de 2015

Víctimas

Viendo con horror las noticias del vuelo estrellado en los Alpes, asistiendo a lo que se va revelando, estallo de rabia e impotencia pensando en las víctimas y las familias que dejan atrás, vidas rotas, ausencias irreemplazables.

Independientemente de lo que se concluya tras la investigación, la aviación actual vive, como tantas actividades, una obsesión por el ahorro que puede tener consecuencias espantosas. Viajo mucho en Iberia Express, una empresa-tapadera creada para vaciar la matriz, con aviones viejos, tripulaciones precarias y bajo presión y laxitudes de seguridad inconfesables, sin poder hacer nada, excepto saber perfectamente la repugnante estrategia de autodestrucción de la que fuera compañía de bandera de nuestro país. Los accidentes suelen tener un conjunto de causas encadenadas. Espero, si algo se puede esperar de esta tragedia, que haga pensar a autoriades aeronáuticas y empresas.

Recupero este viejo artículo ya publicado en homenaje a Pilar Vera y a los miembros de la Asociación de Víctimas del accidente del JK5022, que han tenido que unir fuerzas para poder luchar por sus derechos en un mundo deshumanizado, y en un país que la gentuza corporativa, los presidentes de Consejos de Administración y las empresas psicopáticas han convertido en un lodazal. Abandonados por un sistema que debía de protegerles, son héroes de nuestros días. Porque pueden cambiar las cosas. Ojalá.



SEIS AÑOS DESCUBRIENDO LO QUE TU PAÍS TE ESCONDÍA

Sorprendentemente, el Canal 24h de TVE estaba retransmitiendo en directo esta mañana (este post lo escribí el pasado 20 de agosto de 2014), una rueda de prensa de Pilar Vera, presidenta de la Asociación de Víctimas del accidente del JK5022. Digo "sorprendentemente", porque en la TVE que ha dejado de ser un servicio público por la ceguera ideológica del gobierno actual, alguien pensó posiblemente que como aquello ocurrió durante un gobierno "del otro partido", seguramente estaría bien dar cancha al asunto para seguir la pelea bipartidista con la que nos entretienen. El problema es que de repente las siglas MAPFRE han salido en la rueda de prensa, rápidamente el canal ha suspendido la retransmisión, y a otra cosa mariposa. Alguien habrá llamado a TVE. Alguien gordo, seguramente. Con TVE es todo tan claro y tan triste que ya no hace falta leer entre líneas.


En agosto de 2008 un avión de la línea aérea Spanair se estrellaba en el aeropuerto de Barajas. Murieron 154 personas y 18 resultaron heridas. Muchos de los fallecidos eran grancanarios o tenían vínculos con la isla, por lo que a todos los isleños nos dejó muy marcados aquel accidente. 

Desde entonces, y han pasado ya seis años, la asociación que preside Pilar Vera. y que tuvo que fundar al ver que nadie velaba por sus derechos, lleva luchando, no sólo por recibir una indemnización mínimamente decente que MAPFRE les niega, sino por cambiar lo que desveló el accidente: el desastre vergonzoso que es la legislación, la organización oficial de las comisiones de accidentes, y todo el teatrillo que rodea a las tragedias de esa magnitud (la más reciente de RENFE prueba que todo sigue igual).

La lucha solitaria y solidaria de esta asociación, contra viento y marea, está cambiando las cosas lentamente, pero la situación que había antes, y que desgraciadamente persiste, es tercermundista, vergonzosa y repulsiva. Las comisiones que deben de ocuparse de estos accidentes, que son necesariamente técnicos, están formadas por gente sin la menor formación, colocadas ahí porque es obligatorio por normativa internacional, pero para que no hagan nada, ya que el destino final de la gran comedia que se representa no es el de proteger a la ciudadanía, socorrer a las víctimas o procurar que no se vuelva a repetir el suceso buscando las causas de los accidentes sino que, como todo en este país de castas, lo que se busca es tapar la porquería, que los culpables escapen y que no pase nada, como siempre. Vera y sus asociados han tenido que luchar contra abogados corrompidos, contra su propio gobierno y han tenido que pedir ayuda en Europa para que su propio país les trate como a personas.

Es atroz ver cómo una aseguradora miserable como MAPFRE está regateando desde hace años con las indemnizaciones que por ley corresponden a los afectados, igualándoles con los accidentados en un suceso de tráfico, cuando hay una póliza de 1.500 millones de dólares provista (pero claro, pagar lo que debes afecta a la cuenta de resultados). Es doloroso ver cómo ciudadanos que se convierten en víctimas sin comerlo ni beberlo se vuelven incómodos cuando averiguan que en las comisiones para aclarar accidentes aéreos no hay nadie con la mínima capacitación, o cuando esas víctimas tienen que asociarse para luchar por cambiar la legislación de su propio país, con todo en contra: instituciones, ministerios, grupos de presión, empresas... Darte cuenta que no hay nadie al otro lado es terrible; sólo unos politicastros mediocres cagados de miedo y unos bastardos que se ocultan tras consejos de administración privados y que en cuanto surgen problemas corren como ratas, con connivencias impresentables (tanto en este caso como en el del accidente de RENFE o el de la infección de ébola, se ha culpado al más débil; a pilotos, maquinista y enfermera, mientras que los tipejos cuya inacción llevó a los desastres, todos directivos de alto nivel o politicastros colocados a dedo, se van de rositas).

¿En qué momento España se convirtió en este agujero desalmado en el que un puñado de cobardes incapaces de asumir sus propias responsabilidades, siquiera de pedir perdón, dominan y corrompen sistemas que deberían de estar diseñados para mejorar la vida de las personas? ¿Cómo puede sobrevivir un país en el que todo se tapa sistemáticamente? ¿Cómo es posible que ciudadanos inocentes tengan que acabar solicitando amparo al Tribunal de Estrasburgo para pedir respeto a sus derechos más elementales que en este país les son negados sistemáticamente? ¿Cómo es posible que las víctimas de un accidente aéreo lleven seis años de calvario para poder cobrar sus indemnizaciones? ¿Cómo toleramos toda esta vileza? ¿Qué mierda de país estamos fabricando? 

¿O es que España al final es un estado fallido y nadie se atreve a decirlo? Las víctimas del JK5022 han descubierto a lo largo de seis años lo que es su país, lo que les esconde, lo que no quiere mostrarles: su fea y verdadera cara creada durante décadas de corruptelas clientelares, de legislación parcheada y de juegos florales inútiles creados sólo de cara a la galería. A poco que rasques, la capa de país desarrollado desaparece y la vieja y rancia España caciquil, negra y cobarde, asoma su verdadera y fea cara.

Ya está bien de ahogarnos en la porquería generada por una suma de incompetencia y pura corrupción. Hay que cambiar este país de arriba abajo. Y las iniciativas de la sociedad civil, como la Asociación de Víctimas del JK5022, son la punta de lanza de un movimiento ciudadano que está diciendo: ¡Basta ya! Sólo me cabe declararles mi admiración por su valentía y enviarles todos mis ánimos.

Pd: Para mostrar el estado actual de cosas, Vera cuenta en la rueda de prensa una anécdota. El Ministerio les prometió incluir en la Comisión de Accidentes Aéreos a tres personas: un piloto, un controlador aéreo y un ingeniero aeronáutico (¡no los había!). Por "los recortes", al final se añadió sólo una persona, un ingeniero aeronáutico, que a su vez era controlador y piloto. Estupendo. Pues duró cinco meses. Las presiones le hicieron dimitir. Así están las cosas. En el Ministerio se encogen de hombros: ellos cumplieron, más o menos, lo prometido ¿O no? ¿En serio este es el país de mierda en el que queréis vivir?

Ppd: Seguramente MAPFRE también os será familiar estos días, pues están pagando los abogados de Blesa, Rato o Arturo Fernández en las causas que el Juez Ruz ha abierto por el asunto de las tarjetas "black" y Bankia. Sí, esos señores tan poderosos tienen un seguro que les cubre esas eventualidades. Y lo paga a tocateja MAPFRE. A esos señores no les regatean, claro está. Así estamos.

Redacté este artículo para el Círculo de Podemos de Gran Canaria, el pasado 20 de agosto de 2014. Lo publico aquí levemente modificado y actualizado.

¿Y ahora, qué?



Arriba, la terminal nueva, totalmente desierta en la zona Norte




Y a 180º, la terminal de toda la vida, 
repleta de colas de embarque y cientos de pasajeros

El aeropuerto de Gando, en Gran Canaria, sufrió hace como un año una enorme remodelación, que se llevó por delante la vieja y preciosa terminal de pasajeros. Ya lo comenté aquí.

Ahora quisiera hablar de cómo está ahora. La enorme y carísima terminal ha ampliado su acceso a los pasajeros en un inacabable hall de 200 metros, en un finger nuevo en la zona sur, y en dos hacia la zona norte. Y en esta, el estado de ocupación normal (mirad las fotos), es de total vacío. No hay ni un alma. El aeropuerto, saturado de forma constante ya, a causa del brutal aumento del turismo (que, por cierto, no ha mejorado la situación laboral de los miles de canarios que viven de la hostelería ni el enorme paro en la isla; alguien se lo está llevando crudo), está repleto de gente en las horas punta en la zona más añeja de la terminal. Las áreas nuevas están desiertas.

No sé si es un problema de falta de permisos, de inhabilitación arquitectónica, no tengo ni idea, pero como predicador en el desierto que últimamente soy, planteo a quien corresponda estas preguntas:

-¿Para qué se arrasó con la vieja terminal para construir una nueva y carísima que está a todas luces infrautilizada? ¿Era esto lo que se pretendía?

-¿Por qué no se reparten los aviones en los fingers nuevos para bajar la saturación del edificio terminal?

-¿Por qué se siguen manteniendo los espacios de tiendas, y lo que es peor, se abren más aún, cuando a todas luces el área de tránsito para los viajeros es insuficiente?

Me gustaría que algún responsable de AENA tuviera la amabilidad de aclararme estas dudas. De antemano, gracias.

Las fotos con las que ilustro este artículo las tomé el día 25 de marzo de 2015 a la misma hora (14:30), están separadas por apenas 40 metros y un giro de 180º.

martes, 24 de marzo de 2015

Comentario sobre The Mystery of the King of Kinema en la página de los Globos de Oro



Gabriel Lerman, crítico de cine afincado en Los Ángeles y miembro del Comité de los Globos de Oro, ha publicado una reseña sobre el Festival de Las Palmas y en ella hace un comentario sobre "The Mystery of the King of Kinema", que se proyectó en el festival la semana pasada. Pongo aquí la captura del párrafo.


Traduciendo:

"(...) De hecho, uno de los mejores films ofrecidos en Las Palmas este año fue el dirigido por el realizador local Elio Quiroga; es un asombroso documental sobre el legendario comediante francés y pionero del cine mudo Max Linder, The Mystery of the King of Kinema, que se ha rodado alrededor del mundo pero que fue financiado en las Islas Canarias, y que protagoniza su única hija, Maud Linder, que tiene ahora 90 años."

Reseña de Ácronos 3 en Los Cuentos de Vaho



El Blog Los Cuentos de Vaho, de Giny Valris, publica una completa reseña del libro Ácronos 3, en el que participo con un relato, "Raza".  Barriendo para casa, capturo su comentario sobre el cuento:




Las cosas de Palacio



Asistir a las respuestas de este Gobierno ante las Preguntas Parlamentarias que se le plantean, es muy instructivo. Te muestra cómo les importa un comino el valor sagrado que debería de tener en cualquier democracia occidental una pregunta planteada por un representante del pueblo. Responden cualquier estupidez y se quedan tan panchos. Porque no tiene consecuencia alguna. Gran parte de la culpa de este estado de cosas la tiene el reglamento de la Cámara, que no permite agilidad en las respuestas o en repreguntar, ni amonesta al que se cachondea de ese protocolo, tan potente sobre el papel, y reducido a la inoperancia. El resultado, en fin, es un ejemplo más de por qué no somos una democracia occidental.

En un artículo anterior hablaba del dislate de AENA, que ha convertido a los aeropuertos españoles en centros comerciales, en zocos donde, a precio de platino iridiado, se vende comida basura y ropa y complementos para millonarios.

Planteé el 14 de agosto de 2014 varias preguntas parlamentarias al respecto, en un escrito que pego aquí:

Señorías,

World Duty Free, concesionaria de las tiendas de los aeropuertos españoles anuncia en los rótulos de los mismos el concepto DUTY FREE y en las oficinas de cambio que subcontratan como NO COMMISSION. Cualquier muestreo elemental demuestra que todos los productos en esas tiendas se venden con un recargo de al menos el 50% con respecto al exterior y el cambio es más caro que en las sucursales bancarias. Considero por tanto los términos DUTY FREE y NO COMMISSION como publicidad engañosa, y me gustaría que se elevara a AENA una pregunta parlamentaria sobre si pretenden de alguna manera sancionar por ello a la concesionaria, o instarla a que eliminen esos términos engañosos.

Al mismo tiempo, viendo que en aeropuertos como el de Gran Canaria se ha forzado a que los viajeros pasen obligatoriamente por un minicentro comercial tras pasar el control de equipajes quisiera elevaran una pregunta a AENA para que informe sobre si se han estudiado las consecuencias de seguridad de un tumulto por cualquier causa -incendio, atentado, catástrofe natural- o una aglomeración por pico de saturación de pasajeros en esos espacios repletos de botellas de cristal, líquidos inflamables y objetos que podrían lesionar a los pasajeros, así como obstáculos al libre movimiento, como las cajas registradoras a la salida del minicentro comercial. 

A primera vista parece un fallo de seguridad de la mayor gravedad, por lo que rogaría se preguntara a AENA si se han realizado informes al respecto y ensayos de evacuación a través de esas áreas saturadas de stands con productos y en aras de la transparencia, que se publiquen y de entreguen al Parlamento para su estudio. Caso de no existir, creo que estaríamos ante un caso de máxima gravedad en el que el comercio se pone por encima de la seguridad del viajero, y deberían de pedirse responsabilidades a los máximos dirigentes de AENA y de World Duty Free. 

Gracias de antemano, reciban un saludo cordial.

Como respuesta, Rafael Simancas presentó el 21 de agosto la siguiente pregunta parlamentaria:

¿Ha realizado AENA algún estudio sobre los eventuales riegos
para la seguridad que conllevan los itinerarios que obligan a los
pasajeros de algunos de los aeropuertos que gestiona a atravesar
los centros comerciales para llegar o volver de sus puertas de
embarque? En caso afirmativo, ¿Cuáles son sus conclusiones?

Suele ocurrir que los Grupos Parlamentarios retoquen las preguntas que se les plantean, y en este caso Simancas sólo se interesó por una parte de mis consultas, algo que me gustaría que no hubiera ocurrido, porque me interesaban las respuestas a las otras dudas. En cualquier caso, la contestación del Gobierno llegó el 29 de septiembre, sin firma ni identificación (he preguntado al Grupo Parlamentario si esto es normal, ¡y parece que sí!), y era así de escueta:

(184) PREGUNTA ESCRITA CONGRESO
Entrada 154436
184/55301 21/08/2014 146036
AUTOR/A: SIMANCAS SIMANCAS, Rafael (GS)
RESPUESTA

Todos y cada uno de los proyectos de tiendas y zonas comerciales que se encuentran en los aeropuertos de la red de AENA, S.A., han sido diseñados de manera que cumplen con la normativa vigente en relación con la evacuación de personas y protección contra incendios, así como los Planes de Autoprotección del Aeropuerto correspondiente.

La respuesta me lleva a las siguientes preguntas:

1-¿Quién responde, y en nombre de quién? ¿De AENA? ¿Qué persona de AENA? ¿Qué cargo? ¿Por qué no está firmada la respuesta?

2-Se afirma en la contestación queTodos y cada uno de los proyectos de tiendas y zonas comerciales que se encuentran en los aeropuertos de la red de AENA, S.A., han sido diseñados de manera que cumplen con la normativa vigente en relación con la evacuación de personas y protección contra incendios, así como los Planes de Autoprotección del Aeropuerto correspondiente.” De acuerdo, decir eso y nada es lo mismo. ¿Dónde están esas normas y los planes creados para cada aeropuerto? Caray, sólo hay que poner un par de links, o adjuntar un puñado de PDFs. Aceptamos la palabra del anónimo comunicante, pero ¿Se pueden mostrar links y/o documentación acerca de estas supuestas pruebas, planes, normas, y dónde se han dado por aceptables esas instalaciones? Por favor, concretamente del Aeropuerto de Gran Canaria y del Aeropuerto de Madrid, T4. Para ir haciendo boca.

Parte del problema de la respuesta, está en la vaguedad de la pregunta planteada, algo que un parlamentario experimentado debería de saber al dedillo: o preguntas con concreción o habrás perdido el tiempo. Mi consulta original hablaba del Aeropuerto de Gran Canaria, mientras que la pregunta de Simancas obviaba ese detalle, por lo que se abría a una respuesta ambigua. Aquí las responsabilidades de una respuesta manifiestamente inconcreta (e incompetente) se reparten. Al final el cortés juego de baile al que asistes como ciudadano de a pie entre el Gobierno y los Parlamentarios (o cuanto menos los Parlamentarios de ciertos grupos) no deja de ser chocante. No acabo de entender estos juegos florales, estas contemplaciones.

De modo que he pedido al Sr. Simancas que por favor se repregunte con las dos consultas que he puesto más arriba, sin haber obtenido respuesta todavía. A ver lo que pasa. Os mantendré informados, como siempre, en este mismo blog.

La foto está en Wikimeda Commons, y tiene licencia Creative Commons. "El Congreso de los Diputados de España engalanado el día de la Solemne Sesión de Apertura de la X Legislatura de las Cortes Generales". Autor: Outisnn.

sábado, 21 de marzo de 2015

Sueños de Metal (34) – Utopías, Distopías y Ucronías



Modern Times (Tiempos Modernos, Charles Chaplin, 1936) no es un proyecto que traiga consigo un uso de la informática peculiar; más bien desarrolla un concepto propio de la Revolución Industrial; la deshumanización y explotación del obrero en manos de una civilización maquinista que ha olvidado al hombre en alguna esquina, convertido en un engranaje más del proceso productivo. Lo manifiesto de Modern Times, amén de una modernidad que resiste el paso del tiempo, es la advertencia de cómo el uso perverso de la tecnología, mantenida en forma de herramientas de producción en manos de unos pocos, sólo trae consigo que ignoremos los anhelos y necesidades de las personas. Si miramos a nuestro alrededor en cualquier ciudad del primer mundo, algo de Modern Times flota ominosamente en el aire. Chaplin era un visionario en más de un sentido.

Ese mismo año se produce la curiosa y apetecible Things to Come (La Vida Futura, William Cameron Menzies, 1936), en la que Menzies, el diseñador de producción -y director de algunas escenas de efectos especiales de la película- de Gone with the Wind (Lo que el Viento se llevó, Victor Fleming, 1939), y quien nos traería como director un clásico del género de los 50, Invaders from Mars (Invasores de Marte, William Cameron Menzies, 1953) -que contaría con un raro remake en los 80, Invaders from Mars (Invasores de Marte, Tobe Hooper, 1986)-, nos ofrece una pintoresca e interesante visión del futuro de la Humanidad. Protagonizada por Raymond Massey (en el papel del líder John Cabal, al mando de los llamados Airmen), la película comienza en un futuro postapocalíptico en el que, proféticamente -la II Guerra Mundial tardaría 3 años en llegar- Europa ha sido arrasada por una gran conflagración, y los supervivientes han organiado clanes y tribus que malviven en un ambiente digno de la serie Mad Max, pero concebido 45 años antes que ésta. Los Airmen, por su parte, viven en una sociedad absolutamente idílica, en la que la tecnología ha facilitado la vida a las personas. Sin embargo, los ciudadanos se levantarán en contra del progreso y la tecnología, buscando el renacer de la barbarie. La película tiene unas impagables y excelentes escenas que muestran, combinando maquetas, transpatencias, matte paintings e imágenes proyectadas, la arquitectura y técnica de la sociedad Airmen, curiosamente parecida a las utopías fundadas por Le Corbusier y la Bauhaus en aquellos años. En él observamos inventos que no serían realidad hasta 60 años más tarde, como grandes televisores planos, colocados como murales en las paredes de las casas, vehículos voladores, etcétera. El film termina con un rayo de esperanza, mostrando a una sociedad que buscará ampliar sus horizontes a través de la conquista interplanetaria. Una extraña y misteriosa frase dicha por un anciano a sus nietos al final del film habría hecho las delicias de Bill Gates, presidente de Microsoft: "The age of windows lasted four centuries".

Similar en cuanto a su esfuerzo en mostrar el futuro es The Voices (The Voices, George F. Kerr, 1955), un dramático de ciencia-ficción de la BBC que adapta la novela Hero's Walk, de Robert Crane, y donde se relata una historia que transcurre en el entonces distante año 2021, en el que el Inter Cos, una especie de gobierno mundial, convoca a sus miembros para decidir cual será el siguiente paso en la exploración espacial para la Humanidad. Marte ya ha sido colonizado, y un planetoide artificial, llamado Platform One, orbita alrededor de la Tierra, habiendo planes para construir otro idéntico en la órbita marciana, con el nombre de Beta. Mientras tanto, un grupo de extraterrestres hostiles -las voces del título- hace aparición en la Tierra, furiosos con las ansias expansionistas del Inter Cos. Finalmente, los extraterrestres son pacificados -al contrario que en la novela, en la que arrasan la Tierra con bombas nucleares-. Era especialmente impresionante, según la prensa de aquellos días, el trabajo de recreación y diseño del futuro realizado por la BBC; lo que es aún más meritorio suponiendo los escasos medios televisivos de la época, con videoteléfonos, taxis espaciales, etc. Lamentablemente, no se realizó telerecording del programa, y no podemos apreciar hoy en día la calidad del trabajo.

En Alphaville, une étrange aventure de Lemmy Caution (Lemmy contra Alphaville, Jean-Luc Godard, 1965), titulada inicialmente Tarzan Versus IBM, el duro detective norteamericano Lemmy Caution (Eddie Constantine) se enfrenta con Alpha 60, un supercomputador que mantiene sojuzgada a la sociedad de una antiutopía futura, en la ciudad de Alphaville, donde la poesía y el amor están prohibidos. Caution decide eliminar al ingeniero creador de la máquina, Von Braun -¿Una broma a costa de Werner Von Braun, constructor de las V1 y V2 para los nazis y luego padre del Proyecto Apolo?-, pero se enamora de su joven hija. No obstante, Caution conseguirá sus objetivos de derribar la tecnodictadura de Alpha 60 y reinstaurar la humanidad en el frío mundo de Alphaville. 

Alphaville es un indiscutible clásico de la nouvelle vague francesa, de la que Godard es fundador, junto con Truffaut -responsable al año siguiente de otra interesante película distópica, adaptando una novela de Ray Bradbury, Fahrenheit 451 (Farenheit 451, François Fruffaut, 1966)- y otros. La mezcla de géneros entre la novela negra y la anticipación es precursora de futuras obras -Lemmy Caution es un detective de los años 50 metido en una moderna distopía futura, lo que anticipa películas como Blade Runner; asímismo, el propio Constantine se había hecho famoso en francia por interpretar personajes similares en productos de género negro, por lo que su personaje en Alphaville se convierte en una autoparodia- y resulta efectiva, aunque extraña, y la película juega en todo momento con las expectativas del espectador. Los años transcurridos desde su realización no quitan fuerza a esta extraña, fascinante y anticipadora película con ordenadores locos que prohiben a los poetas, aunque por otro lado sus premisas argumentales, y algunos giros de guión sí que han sufrido el paso del tiempo. Atentos a la lenta forma de hablar del ordenador y a su asmática respiración.

Z.P.G. (Edicto Siglo XXI: Prohibido tener Hijos, Michael Campus, 1972) es una poco conocida película protagonizada por Oliver Reed y Geraldine Chaplin. En un mundo futuro en el que el gobierno lo controla todo, se ha ilegalizado el tener hijos durante una generación, debido a la superpoblación humana, y con afán de llegar al crecimiento cero (Z. P. G. son las siglas de Zero Population Growth). Una pareja, insatisfecha por la imposibilidad de tener hijos en vida y necesitada desesperadamente de ellos, deciden utilizar un bebé robot como sustitutivo, que no les da lo que necesitan, decidiéndose finalmente a romper las normas que les atenazan, y no utilizar la máquina abortiva, un electrodoméstico más que se encuentra en los baños de todos los hogares. La Película, estrenada en España en el 1973 del pre-destape, tuvo un cuarto de millón de espectadores. 

Z.P.G. es básicamente una mala película, torpemente realizada, y ello a pesar del empeño de los dos insignes protagonistas, y de un diseño de producción y de vestuario nada desdeñables. Se puede encuadrar dentro de la serie de películas paranoides y antitecnológicas que plantean distopías hostiles de principios de la década de los 70, junto con Logan's Run , con la que comparte una premisa argumental similar, Soylent Green (Cuando el Destino nos Alcance, Richard Fleischer, 1973), The Omega Man (El Último Hombre Vivo, Boris Sagal, 1971) o Westworld, pero con diferencia es la menos afortunada de todas. Resulta, eso sí, interesante, la idea de bebés robóticos como sustitutivos de los hijos, una especie de muñecas hipertecnológicas para mujeres adultas. La idea sólo pasa de ahí, y la utilización de la robótica no pasa de los torpes autómatas que simulan lactantes.

Otras películas plantean el acabar con toda la tecnología utilizada en el mundo mediante una catástrofe electromagnética. Tal es el caso de Escape From L.A. (2013: Rescate en L. A., John Carpenter, 1996), que concluye una trama similar a la de la primera película de la saga -1997: Rescue in New York- con Un pulso electromagnético que acaba con todas las instalaciones electrónicas del planeta. Este es el punto de partida, además, de la serie Dark Angel (Dark Angel, Sarah Pia Anderson, Duane Clark, et al, 2000), que, con producción -y guión en su episodio piloto- de James Cameron, presenta a una joven genéticamente modificada, interpretada por Jessica Alba, que escapa del laboratorio en el que permanece encerrada. El mundo permanece en un estado catastrófico desde que un pulso electromagnético eliminara toda la información binaria, y todas las comunicaciones. Dark Angel, esperada con expectación al ser el primer proyecto de Cameron tras la gigantesca Titanic, el mayor éxito de taquilla de la historia del cine, resultó en comparación un relativo fracaso, con índices de audiencia modestos.

La antiutopía por excelencia bien podría ser 1984 -obra de George Orwell objeto de una versión cinematográfica en el mismo año del título, justo cuando Apple lanzaba su Macintosh, el gadget tecnológico del año con su GUI gráfico, y anunciaba en un spot realizado especialmente para la Superbowl por Sidley Scott, "Macintosh, para que 1984 nunca sea como 1984"; la película fue protagonizada por John Hurt en el papel de Winston Smith, la víctima de la antiutopía del Gran Hermano, y por un Richard Burton que fallecería unos pocos meses más tarde del final de la producción; 1984 (1984, Michael Radford, 1984); también en aquel año, los lectores de comics de ciencia ficción vieron cómo la revista española 1984 dejaba de tener sentido, cambiando su título, tras una votación entre los lectores, por Zona 84- o Brave New World- novela de Aldoux Huxley también objeto de más de una versión, todas ellas realizadas para la televisión; Brave New World (Un mundo Feliz, Burt Brinckerhoff, 1980), Brave New World (Un mundo Feliz, Leo de Bock, 1993), Brave New World (Un mundo Feliz, VVAA, 1999) -serie- o Brave New World (Un mundo Feliz, Leslie Libman, Larry Williams, 1998)- , o de películas como Metropolis (Metrópolis, Fritz Lang, 1927), A Clockwork Orange (La Naranja Mecánica, Stanley Kubrick, 1971), o Brazil (Brasil, Terry Gilliam, 1985). Tengamos cuidado. Las cosas han cambiado en los últimos años. El Gran Hermano te observa. Está en tu móvil ahora.

Mención especial pueden merecer las primeras adaptaciones de la novela de Orwell, 1984 (1984, Michael Anderson, 1956) con Edmond O'Brian como Winston Smith, una dignísima aproximación a la obra, y otra anterior, nacida en la BBC, 1984 (1984, Rudolph Cartier, 1954), donde el director de las versiones televisivas de la saga del Dr. Quatermas dirigía a Peter Cushing en el rol de Smith, y que se considera con diferencia la mejor de las versiones jamás producidas, con adaptación del maestro, y también padre de Quatermass, Nigel Kneale. Recomiendo su visionado si se puede localizar alguna copia, ya que se trata sin lugar a dudas de la mayor producción para televisión realizada en los 50, si no de toda la era de la televisión en blanco y negro. Esta versión sólo existe en formato telerecording, y fue proyectada en el año 1984 como conmemoración de su producción en el National Film Theatre de Londres, junto con la versión de Michael Anderson. No obstante, la BBC tuvo prohibida la comercialización en formato electrónico de la versión histórica hasta el año 2000, a causa de un acuerdo de derechos con los herederos de Orwell.

Aunque su relación con la tecnología es más bien esquinada -se limita a unas gafas que permiten examinar el mundo tal y como es realmente-, They Live! (¡Están Vivos!, John Carpenter, 1988), bajo la apariencia de una película de serie B de la época menos agraciada de la filmografía del genio realizador de The Thing, esconde unas ideas que dinamitan los conceptos de la sociedad bienpensante, y trae ideas que en The Matrix no son sino arropadas con más dinero y menos mala leche. El mundo está sojuzgado por unos alienígenas horribles, que nos mantienen esclavizados sin saberlo. Sólo el protagonista, que tiene acceso a las gafas que permiten ver el aspecto real de los alienígenas, camuflados entre nosotros, y de sus mensajes subliminales que mantienen a la población sojuzgada, puede descubrir la verdad. En revistas como Billboard, los artículos aparentemente inofensivos, a la luz de las curiosas gafas, muestran mensajes como "¡Consume!", "¡No pienses!", "¡No protestes!", "¡No cuestiones la autoridad!". Cualquier parecido con la realidad, es cuestión de encontrar las gafas adecuadas.

El póster de "Edicto Siglo XXI: Prohibido tener Hijos" se reproduce bajo el derecho de cita.

jueves, 19 de marzo de 2015

Cánovas dixit



"España es una dictadura legislativa atenuada por la inobservancia"
(Antonio Cánovas del Castillo)

Nota: no he conseguido determinar la fuente de esta cita, atribuida a Cánovas en muchos sitios y a otras personas en otras fuentes, pero en cualquier caso es tan potente y preclara, que merece la pena recordarla, especialmente en estos días. Se acerca el período electoral, y es el más importante que vamos a vivir en mucho tiempo. Ojalá estemos a la altura. Mientras tanto, recordad lo de arriba. En unos días o semanas volveré a esta cita sobre otro asunto.


La imagen está en Wikimedia Commons. Antonio Cánovas del Castillo pintado por Ricardo Madrazo. Palacio del Senado. Está en dominio público.

martes, 17 de marzo de 2015

El experimento de la Prisión de Stanford y la militarización de la sociedad


Sigo en mis trece sobre el gobierno de los menos preparados. Es una plaga, en mi opinión, que se extiende por el mundo. Y sólo se arregla con voluntad política. Aquí tenemos un caso de pura vergüenza que causó hace meses una decena de muertes por ahogamiento entre inmigrantes subsaharianos y el mayor responsable, un "intocable" del sistema que bien a las claras hace años que sobrepasó su umbral de incompetencia, sigue en su puesto.

Me pasa con los sucesos de Ferguson, en los que, leo a través del estupendo blog de Íñigo Sáenz de Ugarte, una policía progresivamente militarizada ha castigado con implacable dureza las manifestaciones que se producen en sus calles, causadas precisamente por esa misma violencia policial. Es algo que estamos viendo últimamente en España, por cierto. Cuando veo a esos agentes de la Ley que han sido adiestrados en técnicas militares empiezo a preguntarme en qué momento los Estados que se ocultan detrás de esas "fuerzas" empezaron a perder el norte y a considerar las manifestaciones como altercados que deben de ser controlados y reprimidos manu militari. O los desahucios, o las protestas de preferentistas.

Veo a los efectivos policiales descargando gases lacrimógenos y balas de goma para, atención, "mantener el orden público", o a la misma armada defendiendo los intereses de una empresa privada y agrediendo salvajemente a los voluntarios de Greenpeace, y recuerdo el experimento de la Prisión de Stanford, que tan oscuras conclusiones trajo sobre la condición humana y la fragilidad de la psique ante las órdenes llegadas de escalafones superiores, o el descargo de culpa cuando otro asume por nosotros la "responsabilidad" de nuestras acciones.

Si algo aprendió nuestra especie de aquel experimento y otros similares fue lo débil que es la capacidad humana para mantenerse en un "camino justo" y lo sencillo que resulta para personas absolutamente normales el tener comportamientos aberrantes y violentos para con los demás, si las circunstancias son propicias. Algunos países llegaron a crear leyes que descargaban de responsabilidad a los culpables de unos hechos punibles realizados por obediencia.

Naturalmente, ningún mando intermedio policial ni sus superiores tiene la más remota idea de lo que fue el experimento de Stanford, ni de su importancia, ni del camino que van a recorrer de seguir así, un camino que hemos visto tantas veces en oscuros momentos de la historia humana.

USA tiene sus propios problemas, desde un gobierno controlado por intereses mercantiles desde hace décadas, a un estado semipolicial, como estamos viendo, que castiga a los que no tienen modo de defenderse y premia a los fuertes. Nosotros estamos emprendiendo un camino análogo en esta Europa de la austeridad suicida. Pero al menos al otro lado del Atlántico tienen mecanismos legales que les permiten ver los errores que se están cometiendo, y enmendarlos. Aquí, falta la inteligencia elemental para comprender siquiera el problema y su magnitud.

Cuidado. Sólo eso. Tengamos cuidado. No repitamos los viejos errores, ya está bien.

La imagen está en Wikimedia Commons. "SHUT UP! NAME, RANK, SERIAL NO. ONLY!" Office for Emergency Management. Office of War Information. Domestic Operations Branch. Bureau of Special Services. (03/09/1943 - 09/15/1945). Se reproduce mediante derecho de cita.

viernes, 13 de marzo de 2015

VIEJOS ARTÍCULOS (2 de 2) - Frank Miller: La perversión del sueño americano.



Este es el segundo de los artículos que he rescatado de viejas carpetas y que me publicaron, a saber por qué, en la prensa Canaria allá por 1992. Este es sobre Frank Miller, lo escribí con motivo de la edición en España de la novela gráfica Elektra Lives Again, y lo reproduzco sin apenas correcciones. Quién me iba a decir que un buen día de 2010 iba a conocer personalmente a Miller en las oficinas de la productora Odd Lot, donde trabajaba en su adaptación del Spirit de Will Eisner. Lo único que alcancé a decirle fue que era un gran fan de su trabajo. Cuando se hacen realidad las cosas que sueñas no sueles estar a la altura... Eso sí, fue tan gentil que nos cedió su taxi, algo que en Los Angeles es un acto de generosidad sorprendente. Nobody walks in LA.

Frank Miller: La perversión del sueño americano.

24 de abril de 1992.

Diario Canarias 7. Las Palmas de Gran Canaria. Suplemento cultural

Es muy dificil hoy en dia encontrar auténticos creadores en el cómic americano, una floreciente industria plagada de escritores mediocres y peores dibujantes. Frank Miller es una de esas raras avis, con el añadido de que además de ser dibujante, es un excelente guionista.

Actualmente se le conoce sobre todo por ser el renovador de Batman, el guionista de films como Robocop-2 y Robocop-3 (film este último en el que su trabajo, considerado demasiado duro por los productores, ha sido suavizado por otros guionistas) y el más importante autor que ha pasado por la serie Daredevil.

Daredevil, conocido en nuestro país como Dan Defensor en los años 70, es un comic-book protagonizado por un superhéroe ciego que se vale del resto de sus sentidos superagudizados para desfacer entuertos en Hell's Kitchen, uno de los peores barrios de Nueva York. Esta serie fue creada en 1964 por Stan Lee y por ella han pasado dibujantes de la talla de Wally Wood o Gene Colan y guionistas como el propio Lee o Denny O'Neil.

MilIer empezó a dibujar Daredevil en 1979 (nº158, mes de mayo) y pronto pudo escribirse sus propios guiones. Era uno de sus primeros trabajos (su experiencia previa se limitaba al Comic-Book Twilight Zone y a varios fanzines de aficionados) y contaba apenas 20 años. A pesar de esta bisoñez, Miller convirtió en poco tiempo a Daredevil en uno de los Comic-Books más interesantes de su época. Permaneció en la serie hasta 1983 y es durante estos años cuando el personaje de Matt Murdock, abogado ciego y alter-ego de Daredevil, cobra importancia. Murdock es una persona atormentada por su doble personalidad de abogado/justiciero enmascarado y con profundas raíces católicas. También durante este tiempo Miller crea, desarrolla y destruye al personaje secundario más emblemático de la serie, que luego ha perseguido al propio Miller en sucesivas resurrecciones exigidas por el mercado editorial: su nombre es Elektra.

Elektra fue el gran amor de Matt Murdock y por ende de Daredevil. De tímida estudiante en la Facultad de Derecho de Brooklyn, Elektra pasó a convertirse en una sangrienta guerrera Ninja y por último a morir por amor a Murdock.

Miller, tras casi cuatro años de escribir y dibujar Daredevil abandonó la serie para dedicarse a un proyecto propio: Ronin; un comic-book inspirado en la obra del japonés Goseki Kojima, conocido por su serie Kozure Okami.

Ronin no obtuvo el éxito esperado y Miller regresó en 1986 a Daredevil. Esta vez sólo escribiría los guiones, que serían ilustrados por David Mazzuchelli. La colaboración entre guionista y dibujante resultó muy fructífera y de ella nacíó la saga Born Again, que abarca siete números de la serie. En Born Again las características católicas del personaje de Matt Murdock son plenamente explotadas en una historia con reminiscencias evangélicas, narrada visualmcnte de modo ejemplar mediante curiosos juegos de composición.

Tras esta etapa, Miller deja nuevamente Marvel Comics, editorial de Daredevil, para pasarse a DC Comics. Allí realizará una corta pero interesantísima renovación del personaje Batman. Tras ello, el fantasma de Elektra volverá para atormentarle desde el Limbo de los cómics en forma de sugerencia de Marvel para editar una serie limitada sobre dicho personaje en la linea adulta Epic Comics.

De esta manera nació Elektra Assassin, una de esas obras inclasificables que aparecen de cuando en cuando en el llamado Noveno Arte. Dibujada por el extraño Bill Sienkiewicz, esta miniserie de seis números transgrede todas las convenciones del género, sobre todo por el brillante tratamiento gráfico dado por el dibujante (usando técnicas mixtas como collage, copy-art, aguada y pluma, tratando cada página del cómic como una obra pictórica).

A Elektra Assassin siguieron dos obras extrañas en la carrera de Miller, La primera fue Give me Liberty dibujada por el limitado Dave Gibbons; historia triste y tétrica sobre el futuro de una América racista, tecnócrata e intervencionista, y Hard Boiled, tal vez uno de los cómics más brutales y oscuros de los últimos años, dibujado con una meticulosidad casi manierista por Geof Darrow. Hard Boiled sigue una línea paralela a Give me Liberty, mostrándonos una América futura de pesadilla, hipertecnificada y amoral, invadida por un nihilismo vital escalofriante. Hard Boiled es un tebeo terrible, difícil de leer, y no por exceso de textos, sino por la tremenda crudeza del dibujo, su violencia casi aborrecible y su tremendo detallismo. Con todo, es una de las obras más interesantes nacidas en los últimos tiempos.

Nuevamente llamado por Marvel, Miller recibió la sugerencia de hacer una novela gráfica sobre Elektra. Dibujada por él mismo y coloreada magistralmente por Lynn Varley, Elektra Lives Again es la segunda resurrección de este personaje nacido y muerto a manos de Miller. Elektra vuelve a morir entre los brazos de un Matt Murdock transfigurado por el terrible dolor de volver a vivir la pérdida de su único amor, en una obra de gran impacto visual, planificada con gran belleza, que hace un uso fascinante de viñetas mudas de gran formato. Volvemos a encontrar en Elektra Lives Again (que algún crítico norteamericano ha retitulado sarcásticamente Elektra Dies Again) todas las obsesiones de la obra milleriana: el amor imposible, el sacrificio expiatorio de la mujer, la Fe católica y la muerte.

Actualmente Miller termina Man without Fear, una nueva novela gráfica de Daredevil, su personaje fetiche, ilustrada a lápiz por el excelente John Romita Jr. y pasada a tinta por Al Williamson, probablemente uno de los mejores entintadores de todos los tiempos. En 1992 Miller cumple 33 años. Resulta al menos curioso que uno de los pocos guionistas/ dibujantes norteamericanos que ha desnudado sus obsesiones morales y religiosas entre viñetas tenga ahora la edad con la que Jesucristo subió al Gólgota.

Bibliografía de Frank Miller en España:

The Elektra Saga, Born Again, Elektra Assassin, Elektra Lives Again (Marvel Comics); Cómics Fórum.
Batman: The Dark Knight Return, Ronin (DC Comics); Ediciones Zinco.
Give me Liberty, Hard Boiled (Dark Horse Comics); Norma Editorial.

miércoles, 11 de marzo de 2015

¡Estrenamos serie en Filmin!




Te presentamos "Science Gossip". Ya puedes verla en esta dirección de Filmin en estreno nacional.

¿Que de qué va?

"Science Gossip" cuenta detalles poco conocidos de las biografías de los grandes científicos. Porque la ciencia puede ser divertida y fascinante, y porque conocer mejor a las personas que han hecho posibles los grandes descubrimientos e invenciones de la humanidad es el primer paso para valorar sus logros, muchos de ellos realizados con todo en contra y en unas circunstancias realmente adversas. Porque todos somos humanos, porque todos nos equivocamos, humanizar a los grandes investigadores nos acerca más a ellos.

¿Sabías que Newton era un cascarrabias intratable?
¿O que Darwin tuvo terribles crisis con su mujer precisamente por su teoría de la Selección Natural?
¿O que Thomas Alva Edison electrocutó a un elefante durante su "guerra de las corrientes" contra Nikola Tesla, que por cierto acabó perdiendo Edison?
Esta serie te permite averiguar detalles jugosos, desconocidos y divertidos de las personalidades de los grandes científicos, a la vez que conoces sus más importantes descubrimientos e invenciones.

La primera temporada dedica episodios a personalidades como Einstein, Newton, Curie, Darwin, Tesla, Galileo, Volta, Franklin o Euclides, entre otros, cubriendo un espectro que va desde la Grecia Clásica hasta el Siglo XXI. Al mismo tiempo su visionado nos permite ir comprendiendo cómo los descubrimientos de la ciencia se basan en descubrimientos previos de generaciones anteriores, y cómo cada nueva invención se debe a las personas que estuvieron antes, y que dieron los pasos previos para llegar a ella. En palabras de Isaac Newton: "Cabalgamos a hombros de gigantes".

Pues bien, aquellos "gigantes" también fueron personas.

La serie la hemos escrito al alimón Luis Sánchez-Gijón y yo. Luis la ha realizado y creado las animaciones y motion graphics, al frente de un equipo multidisciplinar y varios estudios colaboradores, y ha sido producida por Zanzíbar. Se ha producido en Motion, Final Cut, Cinema 4D y DaVinci, con postproducción de La Huella FX y coproducción de The Playroom. Toda la serie está realizada mediante técnicas de animación digital.



"Science Gossip" se ha podido producir gracias a la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), sin cuyo apoyo hubiera sido materialmente imposible llevar este barco a buen puerto.

Poco a poco la serie se está haciendo un hueco en el mercado internacional. Por de pronto ya se ha vendido a China, Suiza, Estados Unidos o Argentina. El de abajo es el DVD chino.


Proyección de “The Mystery of the King of Kinema” en el Festival de Las Palmas



Si estáis por Las Palmas de Gran Canaria el próximo jueves 19 de marzo, a las 21:00 podréis ver en la Sección Oficial LPAFILM CANARIAS 2015 “The Mystery of the King of Kinema” en el precioso Teatro Guiniguada, el antiguo Cine Avellaneda de nuestra infancia. Espero que os guste.

La película está interesando a varias televisiones, y esperamos pronto tener noticias sobre su distribución. Hasta entonces, lo dicho: si paráis por Las Palmas y os apetece, podéis echar un vistazo a la vida de Max Linder, la primera gran estrella de cine, en brillante proyección digital, y en una sala de cine irrepetible. Un buen plan.

Esta es la sinopsis por si quieres hacerte una idea:
Maud Linder es hija de la primera estrella de cine de todos los tiempos, Max Linder. Su padre fue conocido en todo el mundo durante la primera década del siglo pasado, fue maestro de Charles Chaplin y un auténtico pionero del arte cinematográfico que permanece injustamente olvidado. Maud lleva 70 años luchando por recuperar el legado de su padre... y por perdonarle.


viernes, 6 de marzo de 2015

Seleccionados en el Festival de Las Palmas


"The Mystery of the King of Kinema" ha sido seleccionada para la 15ª edición del Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria, que se celebra en unos días en la capital de mi isla natal. Aparte de agradecer el haber sido elegidos, envío desde aquí mis más intensas energías y buenos deseos a sus organizadores, que, contra viento y marea, en unos tiempos realmente oscuros, siguen apostando por un festival que nació independiente y ha permitido a los isleños el tener acceso a las vanguardias cinematográficas más arriesgadas del mundo. Ánimo, valientes, y feliz 15º aniversario.

Os informaré de las fechas de las proyecciones por si queréis pasar por el cine y ver la película. Si queréis saber algo más sobre ella, ahí va el link a imdb. También podéis ver cómo fue el rodaje en el blog en inglés, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.

VIEJOS ARTÍCULOS (1 de 2) - Épica de Supermarket. A propósito de la edición española de 'Marshal Law'



Rescato aquí un primer artículo que pude publicar en la prensa de Las Palmas de Gran Canaria, siendo un mocoso, en el año 1992. La adaptación al cine de 'Watchmen' era entonces un imposible en el futuro más remoto, pero se rumoreaba que le interesaba a Terry Gilliam, y Forum y Zinco editaban cómics de superhéroes en España. Eran los tiempos de las 'Ediciones Prestige', y la transición desde el quiosco de barrio a la librería especializada (en mi opinión, un desastre) todavía estaba dando sus primeros pasos. Aquellos tebeos eran aún tebeos y no franquicias gigantescas que generan películas hipertrofiadas al coste del Producto Interior Bruto de una Comunidad Autónoma española, ni series de comicbooks que repiten una y otra vez las mismas historias ya contadas, pero con colores de Photoshop, texturas fotorrealistas y lens flares a tutiplén. Alan Moore en aquellos años seguramente no se imaginaba que casi toda su obra reciente se iba a adaptar al cine con resultados casi siempre infelices. A lo largo de los años le he enviado copias de mis películas a medida que las estrenaba. Su hija Leah (que por cierto también es escritora y hace cómics) siempre ha sido tan amable de confirmarme la recepción de los materiales, pero nunca sabré si su padre los ha visto o no. Bueno, no importa demasiado. Los héroes de cuando uno era un crío son eso: héroes, y así deben de seguir, rodeados de misterio. En este artículo me ocupaba de "Watchmen" y "Marshal Law". Ahí os lo dejo.

Épica de Supermarket. A propósito de la edición española de 'Marshal Law'

16 de enero de 1992

Diario La Provincia. Suplemento cultural.

En una tierra donde el libro más vendido durante un año es 'Buscando a Wally', donde 'Scarlett' ocupa el cuarto puesto de ventas, donde una cosa titulada 'Cómo ganar amigos' es comprada por casi cien mil personas, puede resultar un chiste hablar de cómics (léase 'tebeos'). También puede causar rubor el decir que el cómic es un medio de comunicación en el que sus creadores plasman sus pasiones e ideología.

Si el cómic es un medio generalmente despreciado e ignorado (que lo es), el subgénero de la 'historia de superhéroes' es algo asi como el hermano tonto del género. No hace mucho tuve una conversación con una quiosquera de esta capital que me reprochó que ya estaba (yo) bastante mayorcito para leer "esas cosas" , a lo que respondí jocosamente "bueno, señora, al menos no compro pornografia". Cuál no fue mi sorpresa al escuchar a la buena mujer, que decía algo así como “Si usted comprase revistas de esas cochinas me parecería mejor, la verdad, porque creo que los hombres tienen unas necesidades que deben desahogar, pero estos tebeos para niños, no es sano" (¡sic!).

Y así permanecen los 'tebeos de superhéroes', apilados en quioscos y supermarkets de gasolineras, o en manos de algún niño sobornado por sus padres para que les conceda unos minutos de paz. No sé si huelga que toda esa basura protagonizada por tipos y tipas musculosos/as embutidos/as en mallas ajustadas posee una mística y una épica. Una épica 'de gasolinera y de quiosco' sí, pero una épica a fin de cuentas.

El comic-book (nombre sajón dado a las revistas de comics) de superhéroes es una institución en Estados Unidos, su lugar de nacimiento. Editados en papel de baja calidad, llenos de publicidad, los comic-books han acompañado (y adornado) los sueños de millones de ciudadanos americanos compradores de sueños a dólar y medio desde los años 30.

Y, señoras y señores, el mundo multicolor, cósmico y épico de los superhéroes en mallas ajustadas está cambiando. Este cambio ha sido causado en cierta medida por varias series de comic-books de titulos sonoros: 'Watchmen' y 'Marshal Law', entre otras muchas. Naturalmente, las razones del cambio no obedecen unívocamente a estas series, sino a un contexto sociocultural muy concreto, pero ambas son botones de muestra más que significativos. Para intentar entender algo de todo esto hemos de hacer un poco de historia.

'Watchmen' fue publicada por la editorial norteamericana 'DC Comics', responsable entre otros, de los personajes 'Supermán' y 'Batman'. 'Watchmen' es obra de un guionista británico, Alan Moore -una especie de lacónico gurú de luenga barba que en los últimos años se ha convertido en uno de los grandes popes del comic mundial, gracias en parte a esta serie y a su otra Opus Magna: 'Miracleman', editada por la independiente 'Eclipse Comics'- y del dibujante Dave Gibbons.

'Watchmen' se publicó en forma de serie limitada de doce números. ¿Por qué es 'Watchmen' un punto de inflexión? Sin lugar a dudas por ser obra de Moore, gran creador de cielos e infiernos, que ya habia llevado en su serie 'Miracleman' el concepto de superhéroe a sus últimas consecuencias (y más allá). Alan Moore tomó a un puñado de hombres en pijama y los convirtió en divinidades con pies de barro. A uno de ellos lo mató, a otro lo transformó en un asesino psicopático y a otro lo hizo un dios. Un dios de piel azul que camina por las calles de Nueva York completamente desnudo, sabiéndose capaz de arrasar todo rastro de vida sobre la tierra con sólo un gesto y por eso deseoso de acabar consigo mismo.

'Watchmen', más allá de la narrativa gráfica de Gibbons, casi minimalista, más allá de la atormentada trama de Moore –a veces demasiado retorcida, en otros momentos excesivamente simplista- es una de esas obras que trascienden a sus creadores para elevarse a un olimpo de obras magistrales. El concepto de 'Superhéroe-con-superproblemas' creado por Stan Lee y Jack Kirby en los años 60, se convierte (o más bien 'subvierte') en manos de Moore en otro que podríamos llamar 'Hombrecillos-rotos-por-ser-dioses'. Sin duda, el comic-book tiene un Año Cero en la publicación de 'Watchmen'.

'Marshal Law' nació en la 'competencia'; en Marvel Comics. Marvel en 1980 habia pasado a depender de la multinacional Cadence Industrial, Inc., lo que llevó a un total replanteamiento de su política editorial. Bajo la dirección de Jim Shooter (entonces editor en jefe) se creó una nueva línea de publicaciones en colaboración con otros autores y editores (Jim Starlin, Archie Goodwin, entre otros) que se llamaría Epic Comics. Se pretendia asi crear un nueva línea de comic-books dirigidos a un público más adulto, con mayor calidad de impresión, sin insertos publicitarios y lo más importante: dando todo el control creativo, así como la propiedad de los personajes a los autores (cosa que no ocurre en la línea 'normal' de Marvel) y eliminar la injerencia del 'Comics Code Authority'; una especie de censura previa existente en el comic norteamericano. Dentro de esta linea editorial se publicaron otras obras de indudable interés como 'Dreadstar' de Jim Starlin (1982) o 'Elektra Assassin' de Frank Miller y BiII Sienkiewickz (1986) y la que nos ocupa: 'Marshal Law', escrita por Pat Milis y dibujada por Kevin O'Neil. Casi contemporánea de 'Watchmen', 'Marshal Law' es indudablemente tributaria en la parte gráfica y pseudoparódica de la anterior.

Supone 'Marshal Law' otra 'vuelta de tuerca' en los superheroico. Publicada como serie limitada de seis comic-books, presenta un argumento de culebrón, pleno de alusiones y mala leche, tributario de la estética sadomaso y el cyberpunk a partes iguales, lleno de graffitis, tacos, sangre y bilis. En 'Marshal Law' el superhéroe se torna supercerdo y el mundo futuro que nos ofrece agoniza en una suerte de Apocalipsis demente donde que todo cristo tiene superpoderes y salir a la calle equivale a que el vecino de al lado, encapuchado, gordo, sucio, sudado, vestido de superchico y armado con una lata de 'Bud' te arranque la cabeza con un poderoso rayo nacido de sus ojos mutantes. 'Marshal Law' es la némesis 'Hellzapoppin' de 'Watchmen', sucia y desquiciada. Sacerdotes impartiendo la palabra divina a centenares de supehéroes mugrientos desde púlpitos ambulantes acorazados y forrados de pintadas obscenas, supermanes violadores y asesinos, o androides con armas insertadas en la entrepierna, conforman la feria de horrores que es 'Marshal Law'.

Si entre los 'Watchmen' existían principios éticos y de conducta, en 'Marshal Law' estos son ignorados olímpicamente en una menacteria de caos, vísceras y aniquilamiento post-mortern.

Indudablemente tributarios de todo un corpus narrativo previo, es imposible entender el comic 'de superhéroes' y por ende al cormic norteamericano 'in extenso', hoy por hoy, sin la lectura previa de obras como 'Watchmen' o 'Marshal Law'. Dos hitos de un género despreciado pero que ha tenido la suficiente madurez de mirar hacia sí mismo y hacerse preguntas, sin importar lo terribles que fueran las respuestas.

'Watchmen' fue publicada en España en su día por Ediciones Zinco y aún es localizable en alguna librería especializada.

'Marshal Law' está actualmente en período de publicación por Cómics Fórum y lo puedes encontrar en alguna pila de 'tebeos' en quioscos o gasolineras.