sábado, 10 de septiembre de 2016

El actor preferido de mi abuela


Este era el actor preferido de mi abuela, Delfina Almeida. 

Se llamaba John Boles. 

Cuando era niño me hablaba mucho de él. La imagen es de la película de la Universal "The King of Jazz" rodada en Technicolor de dos negativos, y que acaba de reeditarse totalmente restaurada a partir de los negativos originales (algo realmente poco usual). Es un musical alucinante y raro como pocos. 

Boles fue una enorme estrella en su tiempo, y como otros actores de su época (caso de James Cagney por ejemplo), cantaba además de actuar; la imagen es de la canción "Song of the Dawn", que interpreta en la película. Hoy en día sobre todo se le recuerda por su papel de Víctor Moritz en el "Frankenstein" de James Whale. Por cierto, la canción la iba a interpretar Bing Crosby, pero tuvo un percance con su coche y aquellos días estaba pasando una breve temporada en la cárcel.

La imagen de arriba tiene ahora la friolera de 87 años, y parece sacada de un videoclip de Spike Jonze o David Lynch. "The King of Jazz" se rodó en 1929 y se estrenó en 1930. Fue una de las primeras películas que usaron el color a lo largo de todo su metraje, aunque se trataba de un color peculiar, pues los dos negativos de aquel primer Technicolor eran sensibles únicamente a los tonos rojo y verde, por lo que sumían al espectador en un mundo sin color azul. Algo irónico cuando en la película el número musical estrella era la interpretación de la "Rhapsody in Blue" de George Gershwing. Pronto, el Technicolor se perfeccionó con un tercer negativo, éste sensible, claro, al color azul que faltaba.

El peculiar lenguaje del color en el cine rodado en Technicolor durante los años 30 hasta los 50 es un asunto fascinante que se ha olvidado completamente. Hace un par de años dediqué un pequeño artículo a ello, centrándome en el director John M. Stahl.

"The King of Jazz" fue dirigida por John Murray Anderson, un especialista en el género, y por Pál Fejös (aunque no se le acreditó); Fejös es un interesante creador, que dirigió películas como "Fantomas" en 1934, y que se había formado con Fritz Lang y Max Reindhardt. Experimentó con diversas técnicas a lo largo de su carrera de una forma muy valiente. Además, se dedicaba a la arqueología y a la investigación científica cuando no hacía cine. Ya había dirigido para la Universal "Lonesome", uno de los primeros talkies (películas mudas con fragmentos hablados), y una olvidada obra maestra que merece la pena recuperar. Está a la altura del "Amanecer" de Murnau o de "The Crowd" de King Vidor.

Estas semanas publicaré una serie de tres artículos sobre la tecnología que está cambiando las formas de hacer cine en nuestros días; el de hacer películas es un arte cuya expresión siempre ha dependido de las técnicas disponibles en cada época. Entonces era el Technicolor y el sonido dando sus primeros pasos, y ahora son las herramientas digitales que lo invaden todo. Este artículo quiere ser un pequeño prólogo a esa modesta serie  :-)



Tanto el poster como la foto de "King of Jazz" son Copyright NBC UNIVERSAL, y las uso acogiéndome al derecho de cita... y al de mi abuela de recordar a su actor favorito...  ;-)